• Lira

Phillip, 35 años. Diseñador de modas.

Todo esto pasó cuando tenía 24 años. Estaba recién llegado a Ecuador, no conocía a nadie. Había llegado aquí por un nuevo trabajo que me había salido y en ése trabajo me ofrecían también vivienda. Después de 4 meses de estar en un país totalmente diferente al mío me sentía algo triste porque mi cumpleaños estaba cerca. En esos 4 meses sólo conocía a tres personas que se habían vuelto mis primeros amigos allí. Mis nuevos “amigos” me invitaron a salir para que mi cumpleaños no pasara desapercibido, así que nos fuimos a un bar a tomar unas copas. Llegamos y todo era muy agradable; yo no estaba muy bien de salud por esos días así que solo tomaba agua. Me acerqué a la barra para pedir una botella con agua y justo ahí se me acercó un chico muy amable y me preguntó: -" No eres de acá, verdad ?"; A lo cual le respondí, no; vivo aquí hace muy poco. Él me dijo muy emocionado que le encantaba mi acento y se presentó de una manera muy cordial y amable aunque no puedo negar que me pareció muy seductor.

Ése día conversamos y bailamos mucho, todo parecía increíble; era casi el sueño de cualquier inmigrante en un nuevo país; algunos amigos, un pretendiente, trabajo, casa y salud.

Pasados los días nos empezamos a ver cada vez más y yo sentía que mi afecto hacia él iba creciendo bastante rápido. Todo estaba bien, pero siempre llega un momento en el que uno empieza a conocer un poco más a las personas luego de compartir tiempo con ellas. Él me contó que había salido de una relación la cual no era muy saludable y realmente él y su "ex-pareja" nunca habían cortado; pero que yo era la persona con la que él quería estar; todos sus actos me hicieron confiar y creer que todo terminaría bien para que ambos empezáramos nuestra propia historia de amor.

Pasado un poco el tiempo decidimos irnos a vivir juntos; así que yo me fui a vivir a su casa y entregué el departamento donde había vivido sólo hasta ése entonces.

Todo era como muy mágico, nos entendíamos muy bien; unas veces yo cocinaba otras veces él; me gustaba mucho la idea y por otro lado ahorraba gastos. Me sentía en un estado de confort maravilloso.

Con el tiempo, poco a poco comenzaron a salir verdades que no conocía y que nunca me interesé por saber hasta cierto punto; una de ésas verdades era que la casa donde yo vivía era la misma casa que había compartido él con su ex; aunque realmente no me pareció de gran importancia en ése momento.

Trabaja todo el día, salía súper temprano y regresaba tarde. Estaba absorbido por el trabajo.

Un día logré salir temprano, no sé aún cómo considerarlo, si un error ó mi salvación. Llegué a casa y la sorpresa que me llevé... Mi novio con su ex en la cama, recién terminaban de tener intimidad!. Para mí fué un shock muy fuerte; nunca pensé que me pasaría algo así. Salí de allí sin saber a dónde ir, llegaban mensajes de texto suyos que decían que lo que había visto no era como yo creía y que merecía una explicación.

Volví al siguiente día para sacar mis cosas, me sentía muy decepcionado. la verdad uno es esos momentos ni siente. Recogí mis cosas en silencio y él solo me miraba; cuando estaba apunto de salir él se cortó las venas.

Una vez más me convenció de quedarme en su vida...

Realmente las cosas no eran iguales, no le tenía confianza y había perdido mi respeto hacia él. El tiempo pasaba y sentía como todo moría lentamente. Un día se fué, no supe a ¿Dónde? ni a ¿Hacer qué?, aunque realmente ya no me interesaba qué hacía con su tiempo y su vida. Ése día me escribió que pasara retirando las llaves por su trabajo para ir a casa. Llegando abrí la puerta y todo estaba destruido, busqué a un vecino que vivía cerca para que entrara conmigo porque me daba miedo hacerlo solo; ¡Todo estaba destruido, muebles rotos, electrodomésticos mojados, se habían llevado ropa y zapatos! Mi vecino al ver el cuadro me dijo: -"Esto no es un robo, es una venganza!.

Éste comentario me daba vueltas en la cabeza así que decidí ir a ver a mi "no sé qué éramos ya" a su trabajo para que viera lo que había pasado en casa.

Cuando llegamos él decía que había sido un robo; nos fuimos a la fiscalía a poner el denuncio y en el camino le pregunté porqué se había ido y no respondía; él, algo nervioso me contó que su ex le exigió una prueba de VIH. Inmediatamente pensé que había salido positivo y de esa forma había lógica a todo lo que había pasado en casa, a parte de que ellos habían vivido juntos ahí, seguramente debía tener copia de las llaves. Le dije que fuéramos al lugar donde se había hecho la prueba para salir de dudas. Él nervioso aceptó.

Fuimos y pedimos el resultado del examen. Todo en mi cabeza se desplomó. Él rompió en llanto; se cuestionaba mucho, preguntaba la existencia de Dios. En ése momento yo solo le daba apoyo sin saber cómo estaba yo, pero en ese momento no quería que se sintiera solo. Ya no tenía dudas de lo que había pasado en la casa.

Sin saber cómo me encontraba siempre le brindé apoyo emocional, moral y económico pero desde ese entonces solo seríamos un soporte el uno para el otro gracias a todo lo que habíamos pasado, pero no volveríamos a ser compañeros de vida.

Durante un año tuve que hacerme tres pruebas de VIH para saber si estaba bien, las dos primeras salieron bien, estaba muy nervioso por la tercera, pues ésta definía todo. Cuando recibí el ultimo resultado volví a nacer, todo estaba perfecto conmigo no tenía nada más que un gran corazón las ganas de ayudarle, de que también él tenía una segunda oportunidad, que la vida seguía.

Lastimosamente él tenía en sus planes vivir en fiestas, drogas y sexo, aún con todo lo que había pasado. Yo no podía ver como se destruía así que decidí dar un paso al lado y continuar mi vida.

Hoy casi 8 años después mi vida no volvió a ser la misma, tengo miedos e inseguridades las cuales trabajo para volver a encontrarme. Me siento infinitamente agradecido de estar bien aunque siento que algo murió dentro de mí. Todo los días trabajo y me enfrento a mis miedos para ser un mejor ser humano y dar lo mejor de mí.

Ha sido complejo pero allí vamos.



23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo